top of page

¿HAY 2 JUDAS?

#SabíasQue hay 2 JUDAS

¿Pero cuál fue el TRAIDOR?




De acuerdo con la Iglesia Católica, San Judas Tadeo fue el hermano del apóstol Santiago e hijo de Alfeo, hermano de San José, y de una hermana de la Virgen María, por lo que pasó a convertirse en el primo de Jesús.


Después de la crucifixión de Cristo, Judas Tadeo se dedicó a predicar la palabra de Jesús por toda Mesopotamia (lo que ahora conocemos como Libia). Sin embargo, al poco tiempo fue hecho prisionero durante las primeras persecuciones de cristianos, hasta que finalmente murió como mártir en la ciudad de Suanir, linchado por la multitud que no profesaba la fe.


Si, llegaste hasta aquí, te felicito has consumido tu dosis diaria de lectura para mantener tu cerebro activo… Bien ¿Cuál de los Judas fue el traidor? El que te describí primero no lo era… ese era JUDAS TADEO


Que luego se le conoce como San Judas Tadeo y se ha convertido en uno de los santos más venerados por los seguidores de la fe católica, al grado de que sus más fervientes devotos lo festejan todos los días 28 de cada mes en el Templo de San Hipólito y San Casiano, en el centro de la capital. Esto, debido a que ahí se encuentra la imagen más antigua del santo, que data de 1955.


El otro JUDAS, el traidor, se llama  Judas Iscariote, el discípulo de Jesucristo que lo traicionó a cambio de treinta monedas de plata, según refieren los escritos religiosos.


En el año 130 d.C, el obispo Papías de Hierápolis (Asia Menor) repetía la leyenda que había corrido y crecido de boca en boca: que Judas Iscariote, el discípulo traidor, fracasó en su intento por ahorcarse, pero, si bien sobrevivió, comenzó a hincharse hasta presentar un aspecto monstruoso. Su cuerpo, cubierto de llagas y pústulas, se caía a pedazos, hasta que finalmente murió en el terreno comprado con los 30 siclos de plata que le pagaron por haber entregado a Jesús.


¿Y por qué lo traicionó?

Aún es un misterio la motivación específica de Judas para vender a a su maestro, el mismo que le había confiado la administración del dinero de todo el grupo, pero se han trazado varias hipótesis, en base a su perfil y a reacciones registradas por los Evangelios.


La codicia ha sido la razón más popularmente aceptada, pues el mismo San Juan hace constar que el Iscariote hurtaba dinero de la bolsa común a su cargo, al igual que registra el capcioso reclamo que hace a Jesús cuando una mujer derrama un frasco de fino perfume, cuyo valor calcula él mismo, con sospechosa exactitud, en 300 denarios.


Pero, “cuando los evangelistas presentan a Judas como un administrador fraudulento preparan en realidad la escena de Judas dirigiéndose a los sumos sacerdotes y preguntando: “¿Qué me queréis dar?”, señala el historiador bíblico Giuseppe Ricciotti, quien sin embargo aclara que debió existir otra motivación adicional, que lo llevó a devolver el dinero y a matarse: “Esta no es la actitud de un simple avaro, pues éste habría quedado satisfecho con el lucro obtenido”.


Por ello hay dos posibilidades: una, el temor a perder la estima de Jesús tras ser denunciados sus desfalcos. La otra, los anuncios de Jesús de su propia muerte, que lo habrían llevado a pensar en alguna ganancia antes de que tales avisos se cumplieran.


Sin embargo, el padre Alvarado estima que 30 siclos de plata no era una cifra muy elevada y que la traición empezó a gestarse a partir de la decepción: “Judas quería un líder político beligerante mientras Jesús decía ser la puerta, el camino, algo que ningún rabino judío afirmaría de sí mismo. Judas sintió temor de perder sus convicciones religiosas”.


La envidia es otra razón propuesta por el doctor Berberián: “Judas sabía de contabilidad, de religión, era alguien con educación, pero le amargaba ver cómo Jesús prefería a Pedro, que era un pescador o a Juan que era sólo un muchacho”.


¿Sabías esta historia?

Paula Morao


Fuente: prensa libre

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


BestOnTop Radio
bottom of page